Vencer el miedo

Cómo Superar el Miedo o una Fobia

Quiero hablaros del Miedo. ¿Quién de vosotros no sabe lo que es el miedo?

No hace falta que sea un miedo a una agresión física, puede serlo a quedarte sin trabajo, a no tener dinero para llegar a fin de mes...

Podríamos decir que el miedo es la herramienta principal de nuestro lado oscuro (o lo que es lo mismo el Ego), que se encarga de hacernos creer que somos vulnerables, débiles, mortales y que en cualquier momento alguna persona o alguna circunstancia nos pueden atacar.

Cómo quitar el miedo.

  1. Se tu mismo. Son cada vez más los pacientes que cuando estoy a punto de darles de alta me refieren, que acaban de caer en la cuenta de que no habían vivido su vida.
  2. Haz aquellas cosas que te hagan feliz, en definitiva quierete, dicen que lo contrario del amor no es el odio, sino el miedo. Muchas personas a lo largo de su vida se pasan haciendo cosas que realmente no les hacía felices, sino lo que hacía felices a sus padres, pareja…
  3. Toma conciencia que la mayoría de las veces el miedo no es REAL. El miedo es como un fantasma, cuando levantas la sábana no hay nada. La terapia regresiva te ayuda precisamente a esto.
  4. No te juzgues porque falles, eso hará que el miedo se enquiste en ti. Recuerda que todo aprendizaje y más en el crecimiento personal, se basa en aprender de los errores y vencer nuestra inseguridad. Un genio dijo "Gracias  a que he fracasado tantas veces, he aprendido a ser excelente". Se responsable, aprende pero nunca te juzgues, la maestría en la vida se alcanza con la práctica, y eso conlleva errores muchas veces.
  5. Si el miedo se hace perenne en ti, es momento de buscar ayuda profesional. Las capacidades para manejar y afrontar las situaciones, varían en cada persona. Si este trastorno no es tratado a tiempo y adecuadamente, con el pasar de los años puede traer consecuencias emocionales, psicológicas y conductuales.
  6. Para superar un trauma, miedo o fobia...es necesario adoptar una postura humilde y aceptar que el problema existe.

¿Qué es el miedo irracional?

Existen tantos miedos o fobias como personas, se puede desarrollar los miedos más variados, a título meramente enunciativo vamos a enumerar lo más comunes:

  • Agorafobia, que nos habla de los miedos que tienen algunas personas a los espacios públicos y el miedo a salir a la calle.
  • Acrofobia nos habla del miedo a las alturas, conocido habitualmente por vértigo. La palabra se compone de la terminología latina fobia (miedo) y acro que viene del griego akra, altura.
  • Claustrofobia,  que hace referencia al miedo que pueden sentir algunas personas a los espacios cerrados.
  • Fobia social que suelen achacarse al miedo a situaciones de la vida cotidiana, en contraposición con la angustia vital, que padecen algunas personas.
  • Gefirofobia, que suele hablarnos del miedo a cruzar túneles y puentes.
  • Talasofobia  que es concierne al miedo o fobia que tiene algunas personas a grandes cantidades de agua como puede ser un mar u océano.
  • Hematofobia se refiere al miedo sin sentido que tiene algunos sujetos a la sangre.
  • Aerofobia se trata de unos de los miedos más conocidos y populares, que es el miedo a volar en aeronaves.
  • Amaxofobia, que habla de otro miedo también muy extendido, que es miedo al ir aun volante, es decir a conducir.
  • Para acabar hablar de algunos miedos o fobias a animales como avispas (apifobia) o arañas (aracnofobia).

¿Qué es una fobia?

La fobia se da cuando tenemos miedo a situaciones, objetos o animales que no representan ningún peligro real y objetivo contra quien las padece.  Además, la persona que sufre de la fobia admite que esta misma es absurda. Veremos, entonces, cómo superar las fobias.

Características generales de las fobias

Algunas fobias no representan mayores alteraciones emocionales, como las relativas a animales pequeños no peligrosos o a las alturas.

Ahora, existen algunas fobias que pueden tener connotaciones patológicas, hasta el punto de llegar a ser necesario un tratamiento psicológico e, incluso, psiquiátrico.

Por tal razón, saber cómo superar las fobias es importante en aras de evitar que la anomalía adquiera connotaciones patológicas.

Existen varios tipos de comportamientos cuando “la amenaza” aparece.

  • En primer término, tenemos el retroceso que es la evasión cuidadosa y sigilosa de “la amenaza”.
  • En segunda instancia, están quienes se hacen acompañar de una (o hasta de varias) persona a la que consideran protectora, ante la potencial situación “amenazante”.
  • En tercer lugar, tenemos las huidas. Algunos, simplemente emprenden una carrera para retirarse del lugar de los hechos, al cabo que otros suelen adelantarse para exponerse a la situación que tanto temor le genera.

Algunas enfermedades mentales como la depresión y la esquizofrenia, suelen estar acompañadas de las fobias.

Para el segundo de los casos, suelen aparecer fobias acompañadas de ideas delirantes.

Así, por ejemplo, el paciente esquizofrénico le teme a las multitudes porque cree que “todos están hablando a espaldas de él”.

Cómo trabajamos los miedos o fobias.

Las fobias cuando afectan en nuestro día a día, requieren de ayuda profesional, los pasos en el tratamiento son los siguientes:

  • El primer paso, es auscultar y encontrar el origen de la fobia. Si, por ejemplo, le tenemos fobia al mar, las piscinas, los jacuzzis y similares, es posible que en la infancia se haya tenido alguna experiencia traumática. De ahí que la hipnosis regresiva sea tan eficaz para este tipo de dolencias.

  • El segundo paso, es mentalizarse para exponerse a las situaciones subjetivamente “amenazantes” gradualmente y prepararse para ello. Es importante concienciarse de que los primeros enfrentamientos a las situaciones fóbicas, podrán generar fuertes cargas de estrés, temblor, taquicardias, ahogos y demás. Sin embargo, de a poco, podremos ver cómo cada vez será más sencillo hasta que, finalmente, podamos superar la fobia.

  • El tercer paso será exponerse al miedo paulatinamente. Para el caso del temor fóbico a las arañas, por ejemplo, una buena estrategia es buscar donde hallarlas y acercárseles a cierta distancia. No debemos auto forzarnos más de lo necesario. Si, en el mismo ejemplo de las arañas, el estrés es demasiado intenso, lo mejor será retirarse. Si, al día siguiente volvemos a ubicarnos a la misma distancia, veremos cómo la carga emotiva será menor.

  • El cuarto paso que, en sí mismo, es también gradual, es mantenerse firme y decidido, de tal manera que vayamos una y otra vez (acercándonos cada vez más a las arañas).

Cuando vences tus miedos se destruyen tus límites.

Lo que si he podido comprobar como psicóloga en Madrid, es que las personas que superan sus miedos, crecen exponencialmente y ya no conocen límites, os dejo algunos testimonios de pacientes.

Una paciente me decía toda indignada un día: Virginia, tengo bastante dinero, tengo un puesto directivo y sin embargo, no soy feliz, porque no es esto lo que yo quería estudiar.

Mi pasión siempre ha sido el periodismo.

Esta persona dejo su trabajo y hoy en día es una profesional de reconocido prestigio en los medios de comunicación.

Todo el mundo le decía que era una locura lo que iba a hacer, pero no tuvo miedo y rompió los límites que muchas veces no son nuestros sino impuestos por nuestro entorno, la sociedad.

Recuerdo también otro caso de una chica que me llegó un día a la consulta después de dos sesiones de terapia, en el que me dijo toda convencida que había pensado dejar su trabajo actual.

Un trabajo indefinido. Y que su familia le decía que estaba loca, por dejar un trabajo fijo en plena crisis económica.

Pues bien a los dos meses y pico me certificó que había encontrado un trabajo de lo que a ella en realidad le gustaba. Un trabajo que le reportaba mayor satisfacción personal y también económica.

Sus ganas pudieron más que el miedo de su entorno, ella confió y se mantuvo al margen de este miedo.

Y es que cuando hay algo que te atrae con fuerza desde dentro, es porque está más cerca del propósito de tu alma, y por tanto, podría decirse que el Universo se confabula contigo para que se de.

Aunque en realidad, sería mejor decir que eres tu quien se confabula con el Universo para atraer eso a tu vida. Reconectar con lo que somos realmente.

Aunque nos cueste creerlo, tenemos que empezar a asumir la idea de que somos nosotros quienes debemos abrirnos a la abundancia, porque la abundancia está ahí esperando a que nosotros confiemos lo suficiente para abrirnos a ella y recibirla.

Al miedo no le gusta la abundancia, le gusta la penuria y el sufrimiento, no lo alimentes. Y esto es algo que aún nos cuesta entender.

La Felicidad está en nuestras manos, y no en nadie de los de ahí afuera. Entre otras cosas porque lo de afuera siempre es una proyección de nuestro interior.

Desde pequeño, solemos asociar la idea errónea de que si me porto bien, mis padres me querrán.

Si estudio y saco buenas notas, mis padres se sentirán orgullosos de mí y me amarán más.

Con lo cual vamos asociando la idea de los logros personales con la de ser amado.

Por lo tanto, si no tienes éxito en la vida, no te querrán, si fracasas en el trabajo de alguna forma sientes que te faltará amor.

El miedo a sentirse no querido.

La mejor manera para vencer al miedo es dialogar con nuestro niño interior. Cosa que hacemos a menudo en terapia regresiva, porque los resultados son óptimos después de hacerlo.

Pero que también aconsejo a mis pacientes que hagan en su día a día con unas técnicas adecuadas.

Se trata de hacer un proceso de repaternización. De acoger a tu niño, desde el adulto que tu eres, de una forma amorosa, comprensiva, paciente…

Y eliminando por supuesto los juicios despectivos hacia tu persona o tus actos, que se fundamente en el miedo a no ser aceptado.

Recuerda que cuando eras niños, todo te parecía posible y ahora... Aún estas a tiempo.

👉 SOLICITAR INFORMACIÓN

Opiniones sobre la Hipnosis Regresiva.