angustia vital y existencial

Angustia Vital, Existencial y Anticipatoria

Generalmente todos a lo largo de nuestra vida podemos sufrir estos ataques de pánicos, nuestro propio aprendizaje nos da herramientas para superarlos.

Bien es verdad, que en algunos supuestos cuando se hacen crónicos o permanentes se hace necesario la ayuda de un profesional para poder sanar lo que se suele denominar como trastorno de angustia o ansiedad. 

¿Qué es es la angustia vital?

La angustia vital es el miedo que tiene cualquier persona a ser atacada en cualquier momento. Proviene del sistema nervioso y obedece al instinto de conservación.

Es una angustia que proviene de la estructura esencial misma del sistema nervioso o, si se quiere, del instinto de conservación.

La angustia vital es algo que se da mucho en nuestra sociedad, se da mucho por la cantidad de responsabilidades que se tiene en esta sociedad moderna. 

Los cientos de miles de años de evolución nos han “permitido la fortuna” de sentir angustia vital cuando algo no anda bien.

Si nuestro cerebro no estuviese dotado de ese instinto, moriríamos durante los primeros diez años de vida. No nos defenderíamos ante ningún tipo de peligro.

Hoy tenemos 30, 40, 60 o 70 años porque nuestro instinto de conservación así nos lo permitió. Este instinto, aclaremos de paso, se extiende hacia otras esferas diferentes a la sensación de necesidad apremiante de preservar la vida misma.

Pensemos, ahora, en el tipo de angustia que pueden sentir una persona que considera que la conciencia no trasciende a la muerte. Angustia vital.

Síntomas generales angustia vital.

Los rasgos característicos de la angustia o ansiedad es la aparición de un miedo irracional que suele manifestar los siguientes signos de carácter psíquico y físico.

  • Suele haber dolor en la zona torácica.
  • Dificultad en la respiración, que puede conllevar un síntoma de que uno se asfixia.
  • Falta de equilibrio que puede llegar a mareos o desmayos.
  • Miedo con una sensación de pérdida de control o autogobierno, y pánico a morir.
  • Sensaciones alucinógenas.
  • Color y frío exagerado en determinadas partes de nuestro cuerpo.
  • Ganas de vomitar y dolores punzantes en el estómago.
  • Subida de la frecuencia cardíaca.
  • Sudores que puede ir unido con temblores o escalofrios.
  • Estado de ánimo con sintomología parecida a la depresión.

Significado de la angustia vital

La ansiedad y el estrés que conlleva, es una alteración de los mecanismos adaptativos.

Dicha alteración puede ser manejada y superada, mediante la terapia regresiva..

Se trata de guiar al paciente, durante el trance hipnótico, para auscultar las causas de la alteración de los mecanismos y para “enseñarle” que él mismo tiene los mecanismos psicológicos para superarla.

En palabras más simples, digamos que la hipnosis es un método para “limpiar la mente de impurezas psicológicas, emocionales y/o conductuales”, para substituirlas por actitudes positivas.

Actitudes estas, que le permitan al paciente gozar de calidad de vida y evitar (o deshacerse) de los perjudiciales fármacos alopáticos que se suelen prescribir.

Para sólo citar un caso, tenemos que las benzodiacepinas conllevan serios efectos secundarios o colaterales.

Se tienen registros de problemas renales, musculares, ópticos y mucho más.

Es preferible, entonces, superar la ansiedad sin medicamentos, esto es, con la hipnosis de vidas pasadas acompañada, si se quiere, de otras terapias simultáneas.

La ansiedad existencial, así como la ansiedad vital nos hace sufrir, y lo peor es que sufrimos y hacemos sufrir a otros. ¿De quien es la responsabilidad de quien sufre? Pues principalmente del sufridor.

Y ahora te preguntarás: ¿pero cómo del sufridor?

Pues sí, porque dependiendo del grado de evolución que tú tengas, cada vez habrá menos cosas que te hagan sufrir, veras la inutilidad del sufrimiento.

El sufrimiento puede tener el origen en una mala gestión de ansiedad y estrés.

Es importante destacar que la angustia genera situaciones de ansiedad o miedo, pero hay que tener en cuenta que existen ciertas diferencias entre ansiedad y angustia.

Cómo superar la angustia vital.

Una pequeña guía de principios y actitudes para superarla:

  1. Identificar que tenemos un problema, es el primer paso para curarnos.
  2. Conocer que pensamientos y actitudes nos generan los denominados estados de ansiedad.
  3. Analizar en la medida de lo posible, si estos pensamientos son reales, caso de que esta parte nos supere, es el momento de ponernos en manos de un profesional sanitario.
  4. Utilizar técnicas como la relajación o meditación, nos puede ayudar a mejorar nuestro cuadro de ansiedad.
  5. Seguir exclusivamente consejos profesionales y huir de las ayudas de gente inexperta en tratar estas dolencias.
  6. Usar los medicamentos según la dosis prescrita y no nunca abusar de ellos. Son una solución temporal por lo que nunca nos van a curar a largo plazo.

Aprender a superar la ansiedad sin medicamentos, es más importante de lo que la gente del común se imagina, ya que los ansiolíticos suelen ser, en su gran mayoría, adictivos. 

Pero, superar la ansiedad sin medicamentos es posible. Es más, cuando este trastorno aparece en edades tempranas (niñez o adolescencia), muchos profesionales cometen el error de prescribir ansiolíticos de entrada.

👉 SOLICITAR INFORMACIÓN

Lo hacen sin tener en cuenta que estos fármacos generan adicción de por vida (en la mayoría de los casos) y, además, sin explorar otras posibilidades como la hipnosis.

La hipnosis regresiva es una maravillosa herramienta para potenciar y agilizar todo tipo de terapias médicas y psicológicas.

¿Es posible superar la ansiedad con la hipnosis? La respuesta es un contundente sí.

Esta herramienta, bien utilizada, es un poderoso medio para superar todo tipo de trastornos emocionales, psicológicos y conductuales.

Angustia existencial.

Otro tipo de angustia muy parecida a la anterior, es la existencial, si bien tiene cierta peculiaridades.

La ansiedad existencial se produce cuando la persona se encuentra sin ningún incentivo u objetivo en la vida.

No hay ilusión ni nada que nos motive, algunos expertos relacionan este concepto con la falta de deseo en general por vivir.

Este deambular sin rumbo puede hacernos caer en depresión.

Este tipo de angustia puede revertirse en positiva cuando la persona entra en una búsqueda activa para dar sentido a su vida.

En la angustia existencial no existe un hecho o una situación traumática que la precedan. Más bien, surge de interrogantes trascendentales que algunas personas se suelen formular desde edades tempranas, incluso.

En nuestro centro de Madrid somos especialistas en tratar temas de angustia vital, puedes ampliar información rellenado el siguiente cuestionario.

La angustia existencial (que no es mala en sí misma, así genere depresión) es propia de mentes que disponen de más tiempo para analizarse a sí mismas, a la vida misma, al entorno y al universo, con profundidad.

A menos que se trate de una persona un tanto primaria en sus razonamientos, este individuo debería permanecer en un estado recurrente de angustia existencial.

Qué sentido “tendría estar en este mundo preocupándonos por todo si, al final de cuentas, todo termina con la muerte que, indefectiblemente, llegará”.

Diferencia entre la angustia existencial y vital.

Indudablemente, el tema de la angustia existencial es tan complejo, extenso y hasta fascinante, que podríamos extendernos por cientos de páginas para tratarlo.

Se extiende a la necesidad de conservar el bienestar, un status de vida, una vida digna (en todos los sentidos) de nuestros seres queridos, el amor de nuestra pareja, etc., etc.

Ahí radica la enorme importancia de la angustia vital y, de paso, la diferencia entre la angustia existencial y angustia vital.

Estas dos angustias pueden ser tratadas de una forma correcta con la terapia regresiva.

Esta técnica puede dar muchas respuestas que son propias de la angustia existencial.

También es una terapia estupenda para manejar estados estresantes o de ansiedad y estrés, propios del estilo que podemos llevar.

Ansiedad anticipatoria o angustia.

La ansiedad anticipatoria es un fenómeno general (o universal, si se quiere) que se presenta en todos los seres humanos.

Es normal (en la mayoría de los casos), adaptativa y mejora el rendimiento y la capacidad de responder y hasta de adelantarse a las situaciones.

No pareciera lógico a primera vista, pero la ansiedad anticipatoria tiene una función: movilizar el cuerpo y la mente para precaverse de los peligros y las amenazas.

De esta manera procederemos, entonces, a huir, adaptarse, atacar, neutralizar, dialogar, etc.

En fin y a todas estas, la ansiedad es normal, buena y necesaria.

Ahora, cuando los niveles de ansiedad superan estos estándares a los que nos hemos referido, estos es, cuando los mecanismos se desencadenan de manera alterada, estaremos ante un problema de salud.

Básicamente, la ansiedad anticipatoria es un mecanismo defensivo.

Es una respuesta de alerta ante situaciones consideradas subjetivamente como amenazantes o peligrosas.

👉 SOLICITAR INFORMACIÓN

Opiniones sobre la Hipnosis Regresiva.