Diferencia entre angustia y ansiedad

Actualmente podemos decir que hay poco diferencia entra ansiedad y angustia, si bien la psicología tradicional sí solía diferenciar estos conceptos o términos.

Las principales diferencias entre angustia y ansiedad serían las siguientes:

  • Angustia se refiere al malestar físico que conlleva esta dolencia, generalmente dolor en la zona del pecho, molestias en la garganta, en cambio ansiedad suelen estar asociado a estados emocionales de carácter psíquico de miedo y peligro inminente.
  • La Angustia puede llevar a respuestas claramente físicas de carácter estático como suele ser la paralización o estancamiento en ciertas actividades, en cambio, la ansiedad suele generar respuestas más activas, como puede ser sorpresa e incluso agresividad o violencia.
  • La Angustia suele ser menos expresiva en sus reacciones por lo dicho anteriormente, ya que generalmente ralentiza la conducta de la persona, a diferencia de la ansiedad que suele ser más visible, incluso en algunos casos explosiva.

En base a lo anterior, podemos decir que la ansiedad hacía referencia a una situación poco propicia en la cual no nos sentimos a gusto ni tranquilos, podemos decir que se trata de un estado de intranquilidad, generalmente de carácter emocional.

Angustia se refiere a una situación que nos provoca debilidad y en cierta manera agotamiento con una clara repercusión en nuestro estado físico.

La psicología moderna actualmente no suele diferencia ambos términos. Podríamos decir que la angustia responde a la parte somática de una dolencia, y la ansiedad al componente emocional que genera ese malestar.

Es complicado poder trabajar estas dolencias de forma separada, ya que suele tener un origen idéntico.

Tradicionalmente el Sistema Público de Sanidad suelen tratar los síntomas físicos que conlleva la angustia mediante fármacos, pero deja en el olvido la gestión y recuperación emocional que suele estar asociado a la ansiedad.

Sea como fuera, la hipnosis regresiva nos permite trabajar ambas, ya sea relajando y fortaleciendo nuestro estado físico, ya sea transmutando esas emociones que nos genera desazón o cierto nivel de estrés.

En resumen, podemos decir que la angustia y ansiedad son las caras de una misma moneda, de origen etimológico diferente, cabría asociar otra diferencia entre ambas:

  • La angustia, a parte de las vinculaciones físicas que hemos comentado, suelen referirse en su aspecto emocional al miedo a situaciones que están por llegar, es decir que no se están produciendo y posiblemente solo existan en la imaginación del paciente. Podemos hablar de un miedo al futuro.
  • La ansiedad, con claro componente emocional, como ya hemos visto, hace referencia a la inquietud por algo que ya está ocurriendo, algo real o asimilado como tal por el paciente. Muy posiblemente esa percepción presente esté, y sea el origen del malestar emocional que hay que trabajar.

De ahí, que la hipnosis regresiva, ya sea un momento presente o futuro, es tremendamente eficaz, ya que es una terapia que podemos definir como atemporal, parte de su éxito es que la variable tiempo no es importante.

Permite trabajar eventos del pasado, incluso olvidados, en el momento presente. De la misma forma puede trabajar situaciones actuales o futuras, que posiblemente sea imaginarias o solo existan en el mente del paciente.

👉 SOLICITAR INFORMACIÓN

Opiniones sobre la Hipnosis Regresiva.